Salomé Peña: Resumen del Congreso AEEM

El Grupo Asaco-Valencia asistió al XIV Congreso Nacional organizado por la

Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) celebrado en el

Palacio de Congresos de Valencia los días 9, 10 y 11 de junio. En el encuentro,

coordinado por los doctores Antonio Cano Sanchez y Maria Dolores Juliá Molla,

y que reunió a más de cuatrocientos especialistas (ginecólogos, obstetras,

reumatólogos, endocrinos, personal de enfermería, etc.) se aportaron

novedades y se destacaron controversias relativas al cuidado de la salud de la

mujer, contribuyendo a la mejora de su calidad de vida ante insomnios y

sofocos, obesidad, osteoporosis, atrofia vaginal, riesgos en embarazo en mujer

En este sentido se destinaron varias ponencias a tratamientos emergentes,

tales como los avances en terapia hormonal, el trasplante de ovario, y las

utilidades del laser vaginal.

También se trató de forma destacada la salud osteoarticular y muscular y las

consecuencias de la pérdida del colágeno endógeno (el propio; que es una

proteína abundante y esencial en el cuerpo para el mantenimiento de la

elasticidad de la piel y la fuerza de músculos, ligamentos, tendones, cartílagos,

etc.). Su falta contribuye a que se produzca osteoporosis, artrosis, y otras

enfermedades degenerativas del aparato locomotor. En este sentido se puso

de manifiesto la necesidad de tomar colágeno asimilable, lo que debido a

encontrarse en alimentos que no se consumen diariamente (patas de cerdo,

dulces de gelatina, etc.), por no formar parte de una alimentación equilibrada,

requiere acudir al colágeno exógeno. En concreto, se indicó la conveniencia de

tomar 10 gramos diarios de colágeno hidrolizado, ya que es un nutriente

compatible con una alimentación sana, y con cualquier tratamiento y fármaco,

creándose sinérgia. Esta cantidad es suficiente y ha demostrado que es útil

como agente terapéutico en situaciones de osteoporosis postmenopáusica,

pérdida de elasticidad de la piel, artrosis, y otras patologías vinculadas a la

pérdida de colágeno.

Aunque la osteoporosis se relaciona con cambios hormonales causados por la

menopausia prematura, son otros los elementos muy relevantes a tomar en con

sideración: la edad y la genética. Muchos son los estudios científicos que han

determinado que cuanto más edad se tiene mayor es la probabilidad de tener

osteoporosis, y que se es más propenso a desarrollarla si se tienen

antecedentes familiares con dicha enfermedad. Por otra parte, también se

señaló está demostrado que hay una serie de factores de riesgo que la propia

persona puede eliminar: insuficiencia de calcio y/o de vitamina D, dieta

inadecuada, estrés, sedentarismo, obesidad, tabaquismo, y abuso del alcohol.

Y en este sentido indicó el ponente que están consensuadas tres

recomendaciones básicas, no ya como hábitos saludables, sino como terapia:

1.- Dieta sana y equilibrada, con ingesta proteica de al menos 20/25 gramos de

alta calidad en cada una de las dos comidas principales;

2.- Vitamina D, que es la que contribuye a mantener la masa y la fuerza

muscular, mejora la función neurofuncional, y ayuda al sistema inmunitario. La

síntesis de vitamina D se produce cuando la luz solar entra en contacto con la

piel. Los estudios indican que una insuficiente exposición al sol incrementa el

riesgo de padecer algunos cánceres. La exposición solar permite mantener la

síntesis de la vitamina D, pero siempre que se trate, eso sí, de una exposición

adecuada, porque también el exceso puede generar consecuencias negativas

en el organismo.

Y, 3.- Ejercicio físico al menos tres veces por semana, siendo muy conveniente

caminar. El ejercicio contribuye al mantenimiento de la densidad mineral ósea

En otra de las ponencias se abordó los tipos de pruebas más adecuadas para

detectar el cáncer de cérvix, planteando la realización en un inicio del test VPH

frente a la citología (prueba Papanicolaou o de Pap). Ambos tipos de pruebas

se efectúan con una muestra de células extraídas del cuello uterino.

Con el test del VPH se detecta el ADN de los tipos de virus del papiloma

humano que causan casi todos los cánceres de cuello uterino y permite

determinar los tipos de VPH de alto riesgo en las células del cérvix. Con la

prueba de Pap se detectan cambios anormales en las células que provocan

estados no cancerosos (infecciones e inflamaciones), así como aquellas que

pudieran convertirse en cáncer, o incluso son ya células cancerosas.

    Cuéntanos tu opinión

    Público: Aparecerá tal cual lo escribas