Foro de Innovación Fundación Pfizer: «La tecnología al servicio de la medicina y la sociedad»

La tecnología al servicio de la medicina y la sociedad

 

El mes pasado, una socia de ASACO asistió al foro de innovación organizado por la Fundación Pfizer y titulado «La tecnología al servicio de la medicina y la sociedad», que se celebró el 18 de octubre de 2017 en Madrid.

Recientemente, la Fundación Pfizer ha iniciado una nueva etapa con el objetivo de impulsar la ciencia, la tecnología e innovación y promover su acercamiento a la sociedad.

Los avances tecnológicos van emparejados con mejoras en el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades. Indudablemente, el progreso de la medicina es inseparable de la innovación tecnológica.

Cuatro expertos en la aplicación médica de diversas tecnologías impartieron conferencias, seguidas de una mesa redonda dedicada a resaltar las conclusiones pertinentes y responder a las preguntas del público asistente.

Actuó como moderador el Dr. Lluís Blanch Torra, especialista en medicina intensiva y Director de Investigación e Innovación de la Corporació Sanitària Parc Taulí (Sabadell, Barcelona), un completo consorcio sanitario que gestiona varios centros (hospital, atención primaria, diagnóstico, salud mental, etc.) y con el apoyo de la Fundación Parc Taulí en aspectos de investigación, innovación y docencia.

El primer ponente fue el Dr. Jesús Moreno Sierra, jefe del Servicio de Urología del Hospital Clínico San Carlos y presidente de la Sociedad Española de Cirugía Laparoscópica y Robótica (SECLA). El tema a tratar era Cirugía robótica, del que cuenta con amplia experiencia en distintos tipos de intervenciones quirúrgicas urológicas utilizando el robot Da Vinci®. El Hospital Clínico San Carlos lleva utilizando este robot en indicaciones quirúrgicas de distintas especialidades desde el año 2006; siendo el primer hospital público español que incorporó esta tecnología, gracias al patrocinio de la Fundación Esther Koplowitz.

Este robot tiene unos brazos que sustituyen a las manos y brazos del cirujano en cuanto a las maniobras realizadas directamente al paciente, aunque realmente es un/una cirujano/-a especializado/-a en esta técnica quien manipula en tiempo real esos mecanismos a través de unos mandos (para las manos) y unos pedales. Esta unidad de control del robot puede estar en el quirófano, junto al paciente, o bien a kilómetros de distancia (“telecirugía”). De hecho, esta tecnología se desarrolló en Estados Unidos para poder realizar intervenciones quirúrgicas a los militares que lo requerían en zonas remotas que no disponen de personal e instalaciones sanitarias.

Al igual que la laparoscopia, una de las ventajas es que se puede realizar una cirugía conocida como mínimamente invasiva, accediendo a través de unas pequeñas incisiones (pudiendo utilizar orificios naturales del cuerpo) por donde los brazos del robot introducen los brazos con el instrumental requerido; aunque también se pueden utilizar robots para cirugías abiertas. Con las incisiones pequeñas las cicatrices son menores y la recuperación postoperatoria es menos dolorosa y más rápida. Las ventajas añadidas con el robot son que realiza movimientos muy precisos (evitando posibles fallos de las manos humanas como temblor, incisiones de mayor tamaño al requerido, etc.) y que se trabaja con unas lentes de aumento y visión de alta calidad que permiten ver estructuras muy pequeñas como nervios. Estas características justifican sus indicaciones en distintos tipos de cirugía en la cavidad de la pelvis, ya que es una zona de difícil acceso (por los huesos de la pelvis) y varias estructuras anatómicas muy delicadas. Las lesiones en los nervios de la pelvis pueden provocar impotencia (en los hombres) o incontinencia urinaria. Una de las principales indicaciones de la cirugía robótica es el cáncer de próstata, puesto que la intervención para extraer esta glándula es muy complicada debido a que se encuentra rodeando al pene como un anillo. También tiene indicaciones en cirugía ginecológica y en varios tipos de intervenciones en muchas otras partes del cuerpo.

Desafortunadamente, el gran inconveniente es el elevado coste de estos robots, pero para determinadas indicaciones se considera que el beneficio compensa el gasto.

La ponencia del Dr. José Antonio Calvo (cirujano de ortopedia y traumatología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid) versó sobre El uso y su experiencia con la tecnología 3D. El Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón cuenta desde 2014 con una unidad especializada en la fabricación de productos con impresoras tridimendionales, que aportan beneficios en la práctica clínica de distintas especialidades médicas y ofrece una cantidad innumerables de aplicaciones.

Se pueden imprimir productos personalizados para cada paciente, como prótesis que corrijan defectos o deformidades anatómicas o láminas con orificios que sirven de guías para cirugía (por ejemplo, para delimitar con precisión un tumor de acuerdo a los datos obtenidos con técnicas de imagen en ese paciente). También se puede fabricar instrumental quirúrgico de plástico (abaratando su coste) o moldes anatómicos (de utilidad para ensayos prequirúrgicos de los especialistas o para la docencia de los estudiantes de medicina).

El Dr. José Obeso, especialista en neurología y neurofisiología y director del Centro Integral de Neurociencias de HM Hospitales (HM CINAC) situado en Móstoles (Madrid), expuso El uso de los ultrasonidos para tratar la enfermedad de Parkinson. El HM CINAC está dedicado a la asistencia clínica e investigación de enfermedades neurológicas. Un tratamiento innovador para pacientes con Parkinson y otros trastornos del movimiento es la administración focal de ultrasonidos, guiándose con resonancia magnética, para incidir específicamente sobre la zona con células (neuronas) lesionadas del cerebro. Con el Ultrasonido Focalizado de Alta Intensidad (HIFU, por sus siglas en inglés) se eleva la temperatura y “quema” una pequeña zona, consiguiendo interrumpir la “excitación” anormal de unas neuronas que participan en el movimiento del cuerpo, sin realizar incisiones quirúrgicas ni anestesiar al paciente.

El Dr. Obeso mostró unos vídeos donde se observaban los resultados espectaculares obtenidos. Primero muestran los temblores de una mano de los pacientes que desaparecen tras recibir este tratamiento.

Próximamente van a comenzar a investigar la aplicación de ultrasonidos de baja frecuencia para tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

Otras aplicaciones médicas de los ultrasonidos focalizados son la eliminación o reducción de tumores malignos o benignos en diferentes localizaciones (cerebro, próstata, hígado, útero, etc.), especialmente si son de difícil acceso o inoperables con cirugía; o para romper piedras (cálculos) del riñón.

Finalmente, el Dr. Fernando Cabañas, jefe del servicio de Pediatría y Neonatología del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid, impartió la conferencia Diagnóstico de la meningitis neonatal y del lactante mediante ultrasonidos. ¿Una nueva herramienta diagnóstica no invasiva?. Presentó información sobre las investigaciones que realizan con un método de diagnóstico de la meningitis que permita evitar la punción lumbar (que es la técnica utilizada actualmente), para poder utilizarla en lugares sin recursos sanitarios adecuados. En países en desarrollo, la meningitis bacteriana provoca la muerte de la mitad de los niños recién nacidos infectados. Los riesgos de mortalidad o de provocar lesiones neurológicas graves aumentan si no se diagnostica y trata a tiempo.

Con la punción lumbar (realizada por especialistas y con material específico y estéril) se extrae líquido cefalorraquídeo (que está situado en un pequeño espacio que rodea el sistema nervioso central: encéfalo y médula espinal). El líquido cefalorraquídeo normal casi no contiene células, mientras que en los casos con meningitis bacteriana tiene muchos glóbulos blancos (o leucocitos).

La empresa de reciente creación New Born Solutions ha inventado el aparato Neosonics, que emite un tipo de ultrasonidos de alta frecuencia, con características físicas parecidas a las de las ecografías utilizadas para otros tipos de exploraciones, pero registra los ecos con alta resolución para identificar la presencia de células en un líquido. Todavía queda realizar mejoras técnicas para diferenciar efectivamente los ecos que corresponden a células.

El proyecto de investigación se lleva a cabo por un equipo multidisciplinar formado por especialistas para la parte industrial y técnica y otros especialistas para la parte clínica.

En la patente participan nueve inventores (incluido el joven ingeniero Javier Jiménez, Fundador de NewBorn Solutions) y tres organismos (el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Fundación para el Conocimiento Madri+D y el Instituto de Tecnología de Massachusetts).

En la parte clínica colaboran con el Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid y con el Hospital Universitario La Paz de Madrid. El Dr. Cabañas es el asesor clínico y, junto con la Dra. Adelina Pellicer, se encargan de la validación clínica del aparato.

    Cuéntanos tu opinión

    Público: Aparecerá tal cual lo escribas