Tratamiento

Entre los tratamientos principales frente al cáncer de ovario destacan: la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia y la hormonoterapia. El tratamiento dependerá, en cada caso, del tipo de cáncer, del estadio en el que se encuentre la enfermedad y del estado general de la paciente.

Cirugía

La cirugía en el cáncer de ovario tiene un doble objetivo: diagnóstico y terapéutico, y está claramente establecida. Puede ser de dos tipos:

Conservadora: Cuando la mujer es joven, el estadio es muy precoz y desea tener hijos, puede valorarse el extirpar solamente el ovario que presenta el tumor.

Citorreductora: Se realiza en los estadios avanzados de la enfermedad. Su finalidad es extirpar la mayor cantidad posible de tumor. Esta reducción del daño permite una mayor eficacia de la quimioterapia posterior y se traduce en una mayor supervivencia de las pacientes.

Quimioterapia

La quimioterapia consiste en el uso de fármacos o productos químicos para destruir el cáncer. Se administra en periodos de tiempo previamente establecidos que se denominan ciclos.

El fármaco quimioterápico de elección en el tratamiento del cáncer de ovario es el platino en cualquiera de sus formulaciones, habitualmente combinado con otros fármacos también activos como los taxanos, antraciclinas. Además, los fármacos antineoplásicos se pueden administrar solos o en combinación, y existen diferentes vías de administración: intravenosa, oral e intraperitoneal.

Radioterapia

La radioterapia consiste en la utilización de las radiaciones ionizantes (Rayos X de alta energía) con el objetivo de destruir las células cancerosas. Se considera un tratamiento local y el procedimiento es similar al de una radiografía.

Las radiaciones emitidas se dirigen directamente al tumor y sólo resultan afectadas las células de la zona irradiada.

Hormonoterapia o terapia hormonal

Es el tratamiento del cáncer con hormonas y actúa modificando la producción de estrógenos o impidiendo la acción de los mismos sobre sus órganos diana. Se utiliza frecuentemente para tratar los tumores estromales de ovario.

Entre los avances en el tratamiento del cáncer cabe destacar la aparición de los tratamientos biológicos, que constituyen un grupo de medicamentos con un mecanismo de acción común que actúan bloqueando de forma específica aspectos concretos de la biología celular o tumoral. Se caracterizan por atacar a las células cancerosas causando el menor daño posible a las células normales y, por lo tanto, produciendo menos efectos secundarios que la quimioterapia.

Angiogénesis

Los tejidos del organismo necesitan alimentarse para sobrevivir y los nutrientes les llegan principalmente a través de la sangre que circula por los vasos sanguíneos.

Los tumores, al igual que los demás tejidos del organismo, necesitan alimentarse para poder crecer. Al principio, el tumor es pequeño y recibe los nutrientes de los vasos sanguíneos que existen a su alrededor. Sin embargo, como los tumores crecen descontroladamente, llega un momento en que los nutrientes que reciben a través de estos vasos son insuficientes y para continuar creciendo se ven obligados a inducir la formación de nuevos vasos sanguíneos.

Este proceso de formación de nuevos vasos sanguíneos se denomina angiogénesis.

Los fármacos antiangiogénicos o inhibidores de la angiogénesis se han desarrollado con el objetivo de bloquear la producción de nuevos vasos sanguíneos y, de esta forma, evitar que el tumor siga creciendo.

¿Cómo colaborar?

Tú tambien puedes colaborar con nosotros. Lee más acerca de las diferentes maneras posibles.

Quiero colaborar